Publicado el 1 comentario

El mito de los cuencos tibetanos antiguos

Comprar cuencos tibetanos antiguos.

Por Zuel.

En cualquier lugar donde suena un cuenco tibetano me siento irremediablemente atraído. Como buen enamorado de las terapias de sonido y los cuencos tibetanos, durante mis viajes he paseado por muchas tiendas, mercadillos e incluso sitios web donde hay cuencos a la venta. En la mayoría me han ofrecido comprar cuencos tibetanos antiguos, y en algunos casos afirmando incluso que tenían más de 100 años de antigüedad. ¿Es posible que en un puesto de un mercado medieval o en una tienda esotérica de un pequeño pueblo del interior de Andalucía haya cuencos tibetanos antiguos a la venta? Hagamos un poco de historia.

Un poco de historia.

Cuando a los monjes tibetanos en el exilio se les ha preguntado acerca de estos instrumentos, han sido por lo general muy parcos en palabras, han sonreído y no han dado apenas información. Creo que puede deberse a dos motivos: o bien que los usos que se hacían originalmente de estos instrumentos no tengan mucho que ver con los usos tan mágicos y románticos que les damos en occidente o bien porque los cuencos tibetanos encierran una sabiduría que no está al alcance de todo el mundo y que debe ser utilizada exclusivamente por personas con un elevado nivel de conciencia. También es cierto que en los monasterios budistas se utilizan un gran número de objetos rituales, como campanas, tingshas, trompas, caracolas, tambores… pero no los cuencos tibetanos.

Sea como fuere, el caso es que cuando China entró en Tibet en la década de los 50 mucha gente tuvo  que salir al exilio dejando atrás sus templos y sus pertenencias.  Muchos de los cuencos que allí había acabaron en la chatarra o, con suerte, en manos de viajeros hippies que compraban a los tibetanos lo poco que tenían. Vender sus pertenencias en mercadillos de Nepal o India era la manera que tenían los exiliados de subsistir al principio de la década de los 60. Esta situación permitió que llegaran los primeros cuencos a Norteamérica y Europa. Y estos cuencos eran cuencos creados para su uso original, del que apenas se conoce nada.

Pero ¿cuántos llegaron? Hoy día encontramos miles de “cuencos tibetanos antiguos” en cientos de tiendas por todo el mundo. ¿Es posible que hubiera tantos? Pienso que no. Pienso que esto responde más a que los nuevos fabricantes y vendedores aprovechan esta idea romántica e idealizada que hemos generado en occidente para vender más.

El hecho de que el movimiento hippie popularizara el uso de estos cuencos hizo que en Nepal e India se siguieran fabricando instrumentos con las técnicas ancestrales por parte de maestros artesanos llegados de Tíbet. Aunque el uso ya no iba a ser el original. Ahora se empezaba a abrir un nuevo mercado en un occidente hipnotizado por la magia de oriente. Y los instrumentos comenzaban a tener nuevos usos (meditación, musicoterapia…) relacionados con las propiedades beneficiosas para la salud que se están estudiando desde hace 50 años.

Desde entonces han ido surgiendo nuevas formas de fabricarlos, de manera tanto artesanal como industrializada, y se han empezado a decorar artísticamente muchos de ellos con mantras y símbolos del budismo y el hinduismo, creando un nuevo capítulo en la historia de los cuencos sonoros. Igualmente se han creado nuevas aleaciones de metales, de las que hablaré en otro post. La técnica más utilizada y la más tradicional es el martillado en fragua. También en otro post hablaré sobre las distintas técnicas para la fabricación de los cuencos tibetanos.

Los cuencos más antiguos que podemos encontrar en el mercado suelen ser de ésta época, justo después de la entrada de China en Tíbet, o sea, de los años 60 y 70 del siglo XX, y no podemos considerarlos antiguos. Encontrar un cuenco más antiguo y que haya salido de un monasterio o un templo es realmente difícil, pues son piezas de museo y su valor en el mercado puede alcanzar cotas muy elevadas.

Por otro lado, los cuencos tibetanos antiguos en buen estado de conservación serían aún más escasos, pues siempre el paso de los años hacen que los objetos se dañen y sufran diversos avatares que los estropean. Puede haber cuencos rotos, con fisuras, abolladuras, y que al fin pierden mucha calidad sonora o incluso ya no pueden emitir sonidos.

¿Necesitas asesoramiento?

Si estás buscando comprar un cuenco tibetano antiguo debes tener cuidado y no dejarte engañar. Se fabrica y se vende lo que el mercado pide, y occidente quiere comprar cuencos tibetanos antiguos de 7 metales, así que esto es lo que afirmarán muchos vendedores, aún sin tener certeza de lo que están vendiendo. Piensa que actualmente se fabrican cuencos que son envejecidos por diversas técnicas, como aplicarles ácido para que el metal se oxide o impregnarlos con una pátina artificial que les da aspecto de antiguo. En algunos casos esto hace que sea muy difícil distinguir a simple vista un objeto nuevo de uno viejo.

Para comprar un buen cuenco tibetano ten en cuenta que lo importante no será la antigüedad ni el aspecto, sino la calidad sonora, la duración del sonido mantenido en el tiempo, la riqueza de armónicos, el timbre y la intensidad. Todo esto dependiendo del uso que vayas a dar a tu cuenco: meditación, relajación, terapias, decoración, etc.

Si necesitas asesoramiento para comprar un buen cuenco tibetano, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Estamos de Lujo estamos encantados de atenderte. 🙂

Ir a la Tienda

Próximos eventos   Suscríbete a ofertas y novedades

Si te gusta, comparte. Gracias!

1 comentario en “El mito de los cuencos tibetanos antiguos

  1. […] con los “cuencos tibetanos antiguos”. Que no te engañen. Te recomendamos leer este interesante artículo sobre este […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *